El Ministerio de Fomento ha activado un plan de precaución para hacer frente a las fuertes  nevadas que puedan producirse próximamente en la zona central de el territorio español, así como en las comunidades de Aragón y Cataluña.

 Desde el Ministerio se ha movilizado una gran multitud de dispositivos para activarlos en caso de emergencia. Entre estos destacan más de 300 quitanieves, lo cual ha conllevado la contratación de una amplia zona de almacenamiento con una capacidad de más de 45.000 Toneladas.

Además, dentro del plan establecido, también hay lugar para la realización de tratamientos preventivos y curativos en caso de que se de una gran bajada de las temperaturas y como consecuencia se hiele el asfalto de las carreteras.

El objetivo de este plan no es otro que garantizar, en la mayor medida posible, la circulación con seguridad por las carreteras españolas.