Tras la suspensión de pagos, la empresa coreana Hanjin, ha quedado bloqueada por los grandes puertos internacionales. Dicho bloqueo se debe a la deuda de más de 4.000 millones que tiene la empresa naviera.

Hace unos días, Hanjin fue presentada a concurso de acreedores ante la imposibilidad de hacer frente a su deuda. Debido a la deuda mencionada, ningún puerto ni operador portuario está dispuesto a proporcionar combustible o servicio de catering a los buques del grupo Hanjin; sólo se les prestará servicios siempre que paguen las tasas por adelantado.

Actualmente, los buques del grupo Hanjin se hallan parados en mitad del mar con mercancías todavía por entregar con un valor aproximado de 12.000 millones. El hecho de no poder descargar la mercancía en los puertos está perjudicando gravemente a muchas empresas, ya que están teniendo problemas para cumplir con sus plazos de entrega de las mercaderías.

El principal competidor de Hanjin, la naviera Hyundai, tratará de organizar un transporte de emergencia desde Busan hacia Los Angeles, con la intención de descongestionar la situación y restablecer la cadena de suministro que ha mantenido a tantas empresas paradas.

Por otro lado, el Gobierno de Corea, está trantando de poner fin a está delicada situación. En las últimas horas han garantizado un prestamo de 90.000 millones de euros a Hanjin, para que pueda acceder a los puertos y de este modo poder entregar las mercaderías.