Los países que forman la Alianza de la Carretera se han reunido para adoptar una posición consistente ante las modificaciones legislativas que planea implantar la Comisión Europea respecto a la regulación del transporte por carretera. La Comisión Europea propone aplicar modificaciones que regulen el mercado europeo y que velar por el cumplimiento de la normativa común y eliminar la competencia desleal entre empresas.

Los países que conforman la Alianza de la Carretera (Francia, Alemania, Bélgica, Italia, Austria, Dinamarca, Noruega, Suecia y Luxemburgo) han acordado hacer frente de forma común a las nuevas modificaciones propuestas por la Comisión Europea. Los países miembros de la Alianza apoyarán las nuevas medidas con la finalidad de promover el cumplimiento de la normativa común y fomentar el desarrollo de la competencia leal entre las empresas. También, la Alianza cree necesario la aplicación de controles sobre los transportistas de mercancías por carretera y a las empresas del sector.

Finalmente, los países de la Alianza han propuesto limitar las actividades de cabotaje, regular los trabajadores desplazados y el tiempo de descanso de los transportistas.