La semana pasada, en el último post hablamos de la importancia de la gestión del almacén para las empresas del sector de la logística. Sin embargo, no todos los almacenes tienen las mismas funciones ni en todos ellos se realizan las mismas operaciones. Es por ello que hoy comentaremos los distintos tipos de almacenes que existen.

Los almacenes pueden clasificarse según diferentes parámetros. A continuación mencionamos algunas de las clasificaciones:

  • Según la función logística
  • Según la situación geográfica o actividad que realizan
  • Según el tratamiento fiscal de los productos

 

Almacenes según la función logística

En esta clasificación encontramos dos tipos de almacenes.

El primer tipo son los almacenes de consolidación. Este tipo de almacenes tienen la función de almacenar una gran cantidad de pedidos y mercancías de diferentes proveedores y/o clientes. El objetivo de este tipo de almacenes es agrupar la mercancía de un proveedor en grandes volúmenes de carga para reducir los costes derivados del transporte de la mercancía. Al agrupar la mercancía y los diferentes pedidos de un mismo agente se consigue realizar envíos de gran volumen y agrupar varios envíos en un solo, lo cual reduce el número de envío mejorando el coste de la operación y su eficacia.

 

El segundo tipo de almacén que encontramos es el de ruptura. En los almacenes de ruptura se realiza la función inversa que el los almacenes de consolidación. LA principal función de estos almacenes no es otra que la de almacenar mercancía de un proveedor que desea realizar un envío de un volumen muy elevado. Ante esta situación, la mercancía se almacena en este tipo de centro y se va dividiendo para realizar entregas parciales, lo cual facilita la tarea del transporte.

 

 Almacenes según la situación geográfica o actividades que realizan

En el segundo criterio de clasificación de almacenes encontramos tres tipos distintos de almacenes.

El primero de ellos es el almacén central. El almacén central es el más próximo al centro de producción, y por lo tanto es el centro de actividad logística de una compañía. La principal función de los almacenes centrales es la de suministrar y repartir los producto o mercancías a los almacenes regionales o secundarios de la empresa.

El segundo tipos de almacenes que encontramos son los regionales. Estos almacenes se sitúan en áreas cerca de grandes localidades o zonas de alto consumo del producto  y tienen la función de mantener la mercancía o pedidos cerca de zonas geográficas alejadas del almacén central de la empresa. Estos almacenes están diseñados para recibir un alto volumen de descargas y un menor tráfico de partidas de expedición.

Finalmente, en esta clasificación encontramos los almacenes de tránsito. Estos almacenes suelen ubicarse de forma estratégica a lo largo de un territorio. Por norma general estos almacenes suelen situarse en puntos intermedios entre una zona y un almacén regional, siempre que esta zona este a más de dos días de tránsito desde el almacén central.

 

Almacenes según el tratamiento fiscal que reciben los productos

En este último criterio de clasificación veremos dos tipos más de almacenes basándonos en el tratamiento fiscal que reciben las mercancías almacenadas en su interior.

El primer tipo son los almacenes con productos de régimen fiscal general. En este tipo de almacenes se almacenas productos que no disponen de ningún tipo de exención fiscal, es decir, que los productos están gravados por los impuestos generales vigentes.

Finalmente, encontramos los almacenes con productos de régimen fiscal especial. Este tipo de almacenes hace referencia a lo que podrían ser los almacenes aduaneros. Los productos almacenados en almacenes bajo este régimenno están gravados por impuestos mientras estén dentro de la superficie del recinto. Sin embargo, una vez los productos abandonan el almacén pierden esta condición.

 

El almacén en el sector logístico

A modo de conclusión podemos observar que en el sector de la logística hay una gran cantidad de almacenes con funciones y particularidad características. Por lo tanto, será de vital importancia para una empresa saber que tipo de almacén es el más adecuado para llevar a cabo sus funciones y rentabilizar sus operaciones.