Astic muestra su aprovación conforme a la decisión tomada por la Comisión Europea, de emprender acciones legales contra Francia y Alemania por su pretensión de aplicar un salario mínimo en el sector del transporte por carretera.

Desde la asociación celebran la disolución de esta normativa que solo dificultaría y ralentizaría la actividad del sector, y solicita a la CE desbloquear una situación que, desde su punto devista, afecta a la estructura europea, ya que consideran que va a llevar a la ruina a muchos de los empresarios del transporte que tengan empleados propios.

Astic considera que la legislación francesa sobre el salario mínimo, propuesta para entrar en vigor a partir del 1 de julio, restringe de forma desproporcionada la libre prestación de servicios y la libre circulación de mercancías.

Astic reclama a Bruselas la máxima agilidad en la tramitación del procedimiento, ya que la inseguridad jurídica actual impide el desarrollo normal del flujo de tránsito de personas y mercancías por los Estados miembros.

Finalmente, Astic recuerda que la Comisión Europea considera que la aplicación del salario mínimo para determinadas operaciones de transporte internacional no pueden justificarse, ya que crea barreras administrativas y burocráticas, que impiden que el mercado interno de funcione correctamente.