La demanda de transporte de mercancías en nuestro país ha aumentado cerca del 2,2% en 2015, hasta los 16.170 millones de euros. Esta subida se sumaría a la de 2014, cuando el sector creció un 1,8%, hasta los 15.825 millones. De este modo, el transporte nacional continúa manteniendo una participación mayoritaria en España, con un porcentaje sobre el total aproximadamente al 80% y un valor 10.525 millones de euros en 2014.

El aumento de la demanda y el abaratamiento de los carburantes han aportado una mejora de la rentabilidad del sector en 2014 y 2015, ya que tras varios años en los que la presión sobre los precios y el descenso del volumen de negocio habían reducido los márgenes.

El sector sigue caracterizándose por la atomización de la oferta, con un elevado número de pequeñas empresas y de trabajadores autónomos, que operan por lo general con un único vehículo. Así, el número de empresas existentes en España se situó en 100.339 en 2014, un 2,9% menos que en el año anterior. En Portugal, el número de operadores mantiene también una tendencia a la baja, hasta situarse en 2014 en 7937.

La fuerte atomización de la oferta se refleja también en la cuota de mercado de los cinco primeros grupos por volumen de ingresos, que concentraron en 2014 menos del 10% del volumen negocio en el conjunto del mercado ibérico, participación que se situó por debajo del 17% al considerar a los diez mayores.