El auge del comercio electrónico ha provocado que las empresas del sector del transporte y la logística hayan tenido que modificar algunas de sus prácticas para poder hacer frente al gran incremento que han sufrido la demanda de productos. Para poder afrontar este incremento de los pedidos han surgido técnicas como el batch picking, que facilitan su preparación y posterior envío. A lo largo de esta entrada comentaremos en que consiste el batch picking y que ventajas aporta a la hora de preparar los pedidos.

 

¿Qué es el batch picking?

El batch picking es un sistema que facilita la preparación de muchos pedidos al mismo tiempo separándolos por lotes. Este sistema consiste en agrupar varios pedidos en una misma tanda de preparación y posteriormente agruparlos en paquetes en función de su destino.

Por lo tanto, el batch picking permite la preparación de pedidos de forma masiva de forma eficaz y con la máxima eficiencia. Gracias a esta técnica el personal encargado de la recolecta y preparación de pedidos pueden atender varios grupos de pedidos y aprovechar sus rutas de picking al máximo y reducir sus desplazamientos, y de este modo reducir los problemas asociados a la congestión de los pasillos del almacén que conllevan los procesos tradicionales.

 

¿Qué ventajas aporta el batch picking?

La implementación de la técnica del batch picking en el proceso de preparación de pedidos permite mejorar los resultados de la compañía en términos logísticos, ya que gracias al diseño de rutas de picking se facilita la optimización de los recursos de una empresa.

El objetivo principal del batch picking es minimizar las distancias de desplazamiento que el operario deberá recorrer entre paquete y paquete hasta completar un pedido. Por lo tanto, a partir de este objetivo podemos deducir una serie de ventajas que ofrece esta técnica.

La primera ventaja que conlleva la implementación de esta estrategia es la reducción del tiempo para la preparación de los pedidos. Al reducirse las distancias de las rutas de picking los operarios son capaces de preparar un mayor número de pedidos en un menor tiempo.

Otro de los principios básicos del batch picking consiste en facilitar el acceso de los operarios a los diferentes productos del almacén para facilitarles la recogida de los distintos elementos de un pedido. Este hecho, además de agilizar el proceso, evita que los operarios deban manipular grandes bultos ni cargar con mucho peso y, por lo tanto, puedan trabajar más cómodamente y con mayor seguridad.

La última gran ventaja que aporta el batch picking está directamente relacionada con las dos anteriores. Si optimizamos las rutas de los operarios y estructuramos el almacén estratégicamente para que puedan disponer fácilmente de los diferentes productos aumentamos la eficacia de los trabajadores y optimizamos el proceso. Todo esto provoca un gran incremento al número de pedidos que se pueden preparar en comparación con los métodos tradicionales. Por lo tanto, conseguimos maximizar nuestra productividad y reducir los costes logísticos de la compañía, lo cual se traduce en un aumento de la rentabilidad de la empresa.