Desde el Gobierno de Bélgica se empezará a poner en práctica, a partir del próximo mes de abril de este mismo año, un peaje para camiones de más de 3,5 toneladas con una tarifa que costará entre los 12 y los 20 céntimos/Kilómetro.

A la hora de contabilizar el coste del trayecto se tendrá en cuenta la tasa para cada vehículo, las toneladas que transporte cada camión, la categoría medioambiental de los mismos y por último el tipo de carretera utilizada junto con los kilómetros recorridos.

Esta nueva propuesta se activará al mismo tiempo en las tres regiones que forman el país, y no hará distinciones entre vehículos nacionales y extranjeros.

Para hacer frente al pago de los importes establecidos, el transportista deberá instalar en su vehículo el sistema de control OBU (On-Board Unit) que mediante navegación satélite registra su circulación por la red belga de carreteras.