Las normas de acceso al mercado del transporte en España son, para la Comisión Europea desproporcionadas, ya que se requiere tener como mínimo tres vehículos para empezar a trabajar mientras que en el resto de países miembros solamente se requiere uno.

La Comisión Europea enviado un requerimiento a España por incumplimiento de los requisitos de la Regulación 1071/2009 sobre las condiciones que se deben exigir para acceder al mercado del transporte por carretera. Uno de los criterios es el compromiso a tener matriculados uno o más vehículos registrados en algún Estado miembro.

En este ámbito, la legislación española es más estricta que la comunitaria y exige tener, como mínimo, tres vehículos. La Comisión considera que esta exigencia es “desproporcionada y discrimina, potencialmente, a los transportistas de pequeño tamaño que, en muchas ocasiones, sólo tienen un vehículo, por lo que son excluidos del mercado del transporte”.

Ahora, España tiene dos meses para responder. De no hacerlo, la Comisión podría decidir llevar a nuestro país al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.