Desde la Comisión Europea se ha abierto un procedimiento de infracción contra Austria. Ésto se debe a que el país exige la aplicación de el salario mínimo austriaco a los transportistas extranjeros que circulen por el país. La Comisión Europea, ha visto esta medida como una restricción a la libre circulación de mercancías.

La propuesta del Gobierno de Austria hace especial énfasis al transporte internacional. Aun así, desde Bruselas no aceptan ni comparten dicha justificación. Algunos miembros de la Comisión opinan que esta medida creará costes administrativos desproporcionados. También, afirman que existen otros medios para garantizar la protección social de los trabajadores y la competencia leal sin que afecte a la libre circulación.

Después de una evaluación de la legalidad del procedimiento que se planea llevar a cabo, la Comisión ha optado por dar un aviso a Austria mediante un comunicado formal.

Finalmente, otros país a parte de Austria están aplicando normativas que afectan al salario de los transportistas. Entre éstos se encuentran países como Francia o Alemania. Por este motivo, la Comisión también les ha advertido con un procedimiento de infracción.