Actualmente, debido al gran aumento que se ha producido en el comercio electrónico durante los últimos años, es cada vez más frecuente encontrarse con la oferta de envíos gratuitos, lo cual se ha convertido en una dura medida a la que hacer frente.

No todas las empresas están en una posición que les permita ofrecer envíos gratuitos a sus clientes. Para competir contra este tipo de ofertas podemos fijar distintas estrategias que nos permitan ofrecer envíos gratuitos asumiendo menos riesgos y aumentando los beneficios como son:

En primer lugar, podemos fijar un precio único para los envíos que no varíe con el total de productos adquiridos por el consumidor. Esta medida, provocará que el cliente se sienta atraído y adquiera algún producto más de lo que estaba previsto inicialmente, amortizando así el precio del transporte.

En segundo lugar, podemos ofrecer envíos gratuitos fijando un importe mínimo que deba alcanzar el cliente. Al fijar una compra mínima deberemos asumir nosotros el coste del transporte, pero aseguraremos un aumento significativo del volumen de ventas.

En tercer lugar podemos ofrecer envío gratuitos solamente para algunos productos seleccionados previamente. Esta medida consiste en ofrecer envíos gratuitos solamente en aquellos productos que aporten a la compañía un mayor margen de beneficios. Una parte de este margen será utilizado para cubrir el coste del transporte.

También, podemos ofrecer este tipo de servicios a clientes selectos. Mediante un proceso de suscripción el cliente se deberá comprometer a realizar una compra mensual, trimestral, anual…

Por último, podemos utilizar el método del pago único, mediante el cual el cliente a través de un servicio de pago único disfrutará de un servicio de envío gratuito.