En el transporte de mercancías existen una serie de tipos de contenedores que permiten y facilitan el almacenamiento de las mercancías para transportarla vía terrestre, marítima o ferroviaria. Los containers facilitan mucha el transporte intermodal de mercancías. Este tipo de transporte se caracteriza por transportar una única carga mediante distintos medios de transporte.

Los contenedores suelen utilizarse a la hora de transportar mercancías pesadas o paletizadas. La función de estos recipientes no es otra que proteger la mercancía de golpes y resguardarla de los factores climatológicos.

Los containers varían en dimensiones, estructura y materiales en función del producto que se quiera transportar. Aún así, como ya hemos comentado anteriormente, las medidas se han estandarizado por tal de facilitar el transporte intermodal. Por este motivo, desde 1965 la ISO ha establecido y fijado tres medidas estándar para los contenedores, pudiendo ser de 20 pies, de 40 pies o de 40 pies High Cube.

Tipos de contenedores en el transporte de mercancías

Tras introducir las funciones de los contenedores en transporte de mercancías, pasemos a revisar los distintos tipos de containers que pueden utilizarse.

En primer lugar, encontramos el contenedor seco o Dry Van en inglés. Este tipo de contenedor es el más utilizado en el transporte de mercancías, ya que es el más adecuado para el transporte de cargas seca, pesadas y con un gran volumen. El Dry Van cuenta con distintas dimensiones, pudiendo ser de 20 pies, de 40 pies o de 40 pies High Cube. Este recipiente se caracteriza principalmente por su construcción sencilla y metálica sin ventilación ni refrigeración gracias a sus cierre hermético.

Por otro lado, encontramos los contenedores refrigerados o los Reefer. Este tipo de contenedor se caracteriza por contar con una fuente de alimentación con la que puede refrigerar el interior del container permitiendo controlar y regular su temperatura. Este tipo de contenedor es ideal para transportar productos que no pueden sufrir variaciones de temperatura o deben ser transportar a bajas temperaturas. El rango de temperatura regulable que ofrecen estos containers oscila entre los -18°C y los 30°C. Igual que en el caso anterior, los Reefer cuentan con las tres dimensiones estándar de 20 pies, 40 pies y 40 pies High Cube.

Para el transporte de mercancía en estado líquido los contenedores cisterna o tank son los más adecuados. Este tipo de contenedor tiene las mismas dimensiones que un contenedor Dry Van, sin embargo, su interior es diferente. Los contenedores cisterna poseen en su interior una capa o depósito de polietileno que evita la fuga de cualquier tipo de líquido. Por este motivo, los tank son el container más apropiado para el transporte de productos químicos corrosivos e inflamables, aceites y/o líquidos como cerveza, agua, vino o leche.

Otro tipo de contenedor bastante común son los Open Top. Este tipo de container posee las mismas dimensiones que los anteriores, sin embargo tiene la particularidad de que es un recipiente abierto por la parte superior. Los Open Top en lugar de tener la parte superior cubierta por una pared metálica, esta cubierta por una lona removible. Este tipo de contenedor facilita el transporte de cargas de gran volumen, ya que esta puede sobresalir del contenedor siempre que se paguen los suplementos correspondientes.

Similares a los anteriores, encontramos los contenedores Open Side, los cuales se caracterizan por disponer de una apertura lateral. Este tipo de contenedor es idóneo para transportar mercancías muy largas que no quepan en un container estándar. Este tipo de recipiente solo está disponible en las medidas ISO de 20 pies y de 40 pies.

Finalmente, el último tipo de contenedor es el Flat Rack. Este tipo de contenedor carece de techo como los Open Top y de paredes como los Open Side. Este tipo de contenedor suele utilizarse para transportar mercancías atípicas con volúmenes poco comunes.