Los transportistas que paralizaron la circulación con motivo de la entrada en vigor del nuevo peaje belga, han desbloqueado las entradas a las autopista antes de la intervención de la policía belga por orden del Gobierno.

Desde el 1 de abril las autopistas del país han sufrido varios incidentes, a causa del caos que se produjo por el hecho de que los camiones no tuvieran el dispositivo adaptado para poder pagar la citada tasa.

El Gobierno belga ha tomado la decisión de seguir adelante con la puesta en marcha del pago por uso de las carreteras nacionales del país y las protestas de los transportisas y agricultores belgas siguen generando polémica sobre el futuro de la tasa.

El proceso de equipamiento de los dispositivos ha sido caótico, debido a que el concesionario oficial no ha acreditado a otros proveedores tecnológicos que no fuesen el oficial, hasta el mismo día de la entrada en vigor de la norma. Este hecho, ha provocado diversos problemas en la toma de decisiones de las empresas de transporte sobre qué dispositivo contratar sin tener la incertidumbre de que podría ocurrir con sus camiones y los problemas derivados de la alta demanda dee solicitudes de dispositivos en fechas próximas al día de la puesta en marcha de la medida.

Desde el pasado 1 de abril,ya existen nuevos proveedores del dispositivo en Bélgica, por lo que los transportistas dados de dalta en el registro ya pueden hacer el pago sin la obligatoriedad de tener que llevar a bordo otro aparato adicional para circular por el país.