A partir del 1 de julio de 2015, en Alemania, los vehículos con un peso mayor a 7,5 toneladas y los camiones deberán pagar peajes en las autopistas y además también deberán pagar para poder circular por carreteras nacionales.

Esta nueva medida que ha adoptado el Consejo de Ministros tiene como objetivo evitar que los camiones busquen caminos alternativos para salir de las autopistas y ahorrarse los peajes.

El Gobierno calcula que con esta nueva medida podrán recaudar a finales de 2017 una cantidad de ingresos cercana a unos 875 millones de euros, que se invertirán en infraestructuras de carreteras.

El Gobierno alemán se está planteando implantar esta ley para los automóviles con matricula extranjera.

Autopista-A81-Alemania