La demanda de combustibles creció por primera vez a finales de 2014 en España, después de seis años. Por otro lado, el descenso de la demanda en China y el aumento de su producción hunde el precio de éste.

 El crudo WTI, el combustible de referencia en los EE.UU, cayó ayer por debajo de los 50$, mientras que el petróleo Brent se situaba ayer por debajo de los 53$ el barril. Esto es debido a la necesidad que tienen los especuladores de vender contratos futuros de petróleo haciendo bajar su precio más de la cuenta.

 Se estima que hay unos 9 trillones de dólares en el mercado de los contratos futuros de petróleo. Ante esta caída de los precios, los especuladores están obligados a vender lo antes posible con el propósito de que el precio siga bajando.

 El Brent, el carburante de referencia en Europa, su valor ha caído cerca de un 50% pasando desde los 110$ el barril a los 53$. Esto aumenta la presión que ejercen los consumidores para que la bajada se realice también en el precio del gasoil y la gasolina potenciando el consumo y el bienestar económico.

 En España este año se ha producido un incremento del 1% en el consumo de combustible, hecho que no se producía desde el año 2007, siendo éste el año de mayor consumo (32 millones de toneladas).