La Plataforma Multisectorial contra la Morosidad ha publicado un informe donde se observa que las empresas españolas son las que más tardan en pagar las facturas. Las empresas españolas solamente son superadas por las portuguesas y las griegas. Por otro lado, las empresas de Alemania, Dinamarca y Austria encabeza el ranking, siendo las empresas que se ajustan con mayor pulcritud a los plazo de pago.

Antoni Cañete, presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, resalta el bajo nivel de compromiso y responsabilidad de las empresas españolas en afrontar sus deudas dentro de los plazos establecidos.

El estudio, también destaca que la demora en los plazos de pagos no afecta solamente a las empresas, sino que también a las administraciones públicas. Las administraciones públicas españolas lideran la clasificación de organismos estatales con pagos atrasados junto con Portugal, Grecia e Italia.

La Comisión Europea abrió recientemente un expediente a España por el incumplimiento de las directrices europeas sobre los plazos de pago. La Directiva Europea sobre Morosidad, exige a las empresas ajustarse a los plazos de pago estipulados. El objetivo de esta directiva es evitar que las empresas sufran perdidas que deriven de retrasos en los pagos.