A finales del pasado mes de febrero se celebró una reunión entre Turquía y España para abordar la renovación del acuerdo sobre el transporte de mercancías que mantienen ambos países. Las delegaciones de los dos países han expresado su satisfacción por el aumento que ha experimentado el volumen de mercancías transportadas por carretera.

Durante la reunión mantenida la delegación turca solicitó a la delegación española un aumento de los permisos para el transporte de mercancías. La delegación española se vio obligada a declinar dicha proposición, alegando que esta medida causaría un desequilibrio de la cuota de mercado entre los transportistas turcos y españoles. Finalmente, ambas delegaciones pactaron emitir una cuota de 12.000 permisos de viaje ida y vuelta para un vehículo.

En la reunión también se abordó el tema del transporte multimodal  marítimo-carretera. Una gran cantidad de empresas del sector del transporte estarían dispuestas a invertir y establecer líneas de short sea shipping entre los dos países. La normativa vigente española establece que las mercancías procedentes de Turquía que lleguen a España por vía marítima y que requieran un posterior transporte por carretera, deberán ser transportadas por un vehículo terrestre español. Ambas delegaciones han abierto una línea de negociación para buscar una futura solución a este problema.