Tras la extinción de la empresa concesionaria, Seittsa, el Ministerio de Fomento ha asumido la explotación y las labores de mantenimiento sobre las vías que dicha empresa gestionaba. Estas autopistas son la R-2 (Madrid-Guadalajara) y la R-4 (Madrid-Ocaña).

El ministro de Fomento ha aclarado que la autopista R-4 será la primera en ser intervenida de entre un total de 8 autopistas. Las intervenciones del Ministerio de Fomento se producirán con el objetivo de preservar y garantizar los servicios que se ofrecen en estas vías y para la conservación de los empleados que operan en ellas.

Actualmente, según el Ministerio de Fomento, hay un total de ocho autopistas pendientes de ser intervenidas. Los procesos de intervención de dichas autopistas se encuentran en diferentes fases y se espera poder revertir la situación durante los próximos meses. Por este motivo, será el Ministerio de Fomento el que gestione las autopistas hasta que no se resuelva la situación del concurso de acreedores que sufre Seittsa.

Concretamente, las principales vías afectadas en este proceso son las siguientes: la R-2, la R-3, la R-4, la R-5, la M-12, la AP-36 y dos tramos de la AP-7, el de Cartagena-Vera y la circunvalación de Alicante.

El proceso de regulación se prevé que finalice durante los próximos 6 meses y adjudicar estas autopistas a otras compañías antes de finalizar este año 2018.