En la actualidad gran parte del rendimiento de las empresas recae sobre la cadena de suministro. Uno de los procesos más importantes dentro de esta cadena en la gestión de compras. Por lo tanto, el éxito de nuestra cadena dependerá de la eficacia y la exactitud con la que realicemos las compras y la actividad de aprovisionamiento.

Para mejorar la gestión del proceso de comprar podemos seguir los consejos que se proponen a continuación:

  • Plantear una estrategia de abastecimiento que se alineé con la idea de negocio.
  • Gestionar la relación con los proveedores, estableciendo reuniones con ellos para pactar y negociar los términos para tratar de obtener una ventaja competitiva.
  • Dar flexibilidad a la estrategia de gestión de compras. Es importante no fijar un plan de aprovisionamiento rígido y centralizado, ya que éste no nos permitirá ajustarnos a las diferentes circunstancias o problemas que se nos presenten.
  • Hacer un seguimiento de los ciclos de los contratos con los proveedores. Siempre es más recomendable hacer un seguimiento de los contratos de forma periódica para reafirmar su idoneidad, o por lo contrario buscar nuevos proveedores.
  • El uso de la tecnología nos permitirá monitorizar el proceso de gestión de comprar. Por lo tanto, nos será más fácil controlar y gestionar el proceso de comprar, así como evaluar dicho proceso.
  • Invertir en formación que ayude a desarrollar el conocimiento de los trabajadores encargados del proceso de compra.