Tras la Ley Macron, es ahora el Gobierno italiano el que se plantea la posibilidad de aplicar la normativa del salario mínimo en su territorio. Esta nueva propuesta no afectaría solamente a los conductores profesionales que tengan Italia como destino final, sino también afectaría a los que circulan en tránsito por el territorio italiano.

En junio, el Gobierno de Italia ya aprobó un Decreto que establecía la obligación de cubrir a los conductores profesionales que tuvieran como destino final el país italiano con el salario mínimo del país. Dicho Decreto, también obligaba a las empresas de transportes a notificar previamente al Ministerio de Trabajo de Italia el viaje que se iba a realizar.

La nueva normativa se encuentra en fase de desarrollo, por lo que se está estudiando la posibilidad de su implantación. Por esta razón, todavía no existe ningún modelo oficial para comunicar al Ministerio de Trabajo el desplazamiento, ni tampoco hay ningún tipo de procedimiento para las autoridades con el que gestionar y controlar el cumplimiento de la ley.

Principalmente, el Decreto mencionado solamente se era aplicable al transporte de cabotaje. La presión ejercida por las asociaciones de transporte italianas ha provocado que el estado se plantee aplicar esta medida sobre el transporte internacional; ya que las empresas italianas puedan hacer frente a la competencia de otros países donde el salario mínimo obligatorio es más bajo.