La Comisión Europea ha propuesto un paquete de reformas para las compras por Internet con el objetivo de eliminar las barreras que impiden el desarrollo del mercado único digital europeo.

El 9 de diciembre, la Comisión Europea propuso una serie de normativas para reformar aspectos relacionados con las ventas de productos online y los contenidos digitales. El objetivo de esta reforma no es otro que eliminar las barreras existentes entre los diferentes estados miembros que impiden la creación de un único mercado digital. Según la Comisión Europea dicha creación supondría unos ingresos de 4000 millones de euros al año y la creación de miles de puestos de trabajo.

LA normativa actual fue modificada por última vez en el año 2014 a través de la ley de los derechos de los consumidores. Por entonces, con esos ajustes se pretendía sacar el máximo rendimiento a las ventas online entre los estados miembros. Una vez puesta en funcionamiento, el comercio digital empezo a crecer a nivel nacional en cada uno de los países.

Con esta nueva modificación, se espera que las nuevas propuestas faciliten a los empresarios sus tareas administrativas y redundan en beneficio de los usuarios. La reforma introduce una misma regulación en toda la UE para el derecho de garantía respecto a la compra de contenidos digitales; es decir, en caso de que el contenido o el producto adquirido a través de un mercado digital resulte defectuoso, el fabricante deberá responder sin ningún tipo de limitación.