Violeta Bulc, la comisaria de Transportes, ha hecho saber que el Ejecutivo comunitario estudiará la normitiva implantada en Francia y Bélgica, la cual impide a los conductores de camión descansar en la cabina para determinar si estas normas se ajustan a la legislación de la Unión Europea.

La nueva norma impuesta en Francia y Bélgica, impulsada por una mejora de las condiciones de trabajo de los conductores, conllevarán duras sanciones económicas e incluso penas de prisión para todos aquellos que incumplan la ley descansando en la cabina del vehículo.

Por este motivo, la Comisión revisará la compatibilidad de esta nueva norma, así como la eficacia, la proporcionalidad y la discriminación de ésta.

Una vez se conozca la compatibilidad de esta nueva regla con la ley comunitaria, la Comisión Europea decidirá sobre la posibilidad de introducir alguna modificación y una aplicación más flexible con unas sanciones menos severas.

Desde el colectivo de transportistas han manifestado su descontento con esta nueva ley, además de comentar la falta de garantías debido a la escasez de medios materiales y técnicos empleados para controlar el cumplimiento de la ley.

Las empresas del sector del transporte, también consideran que estas normas son incumplibles y desproporcionadas, ya que no se podrá demostrar el hecho que se pretende demostrar, añadiendo a que la intervención para detectar la infracción supondrá la interrupción del descanso de los profesionales.