A lo largo de los últimos años, el comercio electrónico ha sido un gran aliciente para el desarrollo de los servicios logísticos en España. Las empresas dedicadas al sector logístico y al sector del transporte han visto como el número de gestiones ha aumentado drásticamente durante los últimos años. Cuando hablamos de gestiones, no nos referimos simplemente al número de pedidos a los que atender, sino que también incluimos la preparación, la gestión, el control y la supervisión de los pedidos, la coordinación del transporte y también, a la gestión y preparación de la documentación necesaria para el transporte de determinadas mercancías.

En España, el tamaño de las empresas que ofrecen servicios de e-commerce es muy variado, pudiendo ser desde pequeñas empresas hasta grandes multinacionales. Entre todas estas empresas, obviamente, no todas cuentan con los mismos recursos, ni con la misma experiencia. Por este motivo, no todas las empresas dedicadas al e-commerce han podido adaptarse por igual a la misma situación. Ante esta situación surgió lo que hoy conocemos como la micrologística.

¿Qué es la micrologística?

La micrologística hace referencia a la búsqueda de la optimización máxima de los procesos logísticos internos que encontramos en una empresa. El éxito de la micrologística, dependerá en gran medida de la capacidad que tenga dicha empresa para generar y obtener datos que permitan agilizar y facilitar la toma de decisiones, y de este modo mejorar el funcionamiento interno de la compañía. Además, la micrologística trata de maximizar el rendimiento de todos los recursos destinados a actividades relacionadas con la logística para obtener una mayor rentabilidad.

Las principales áreas o actividades de una empresa donde se suelen aplicar estas medidas suelen ser: el almacenamiento, el control de stocks, el embalaje, la gestión de envíos y en el área de transporte internacional.

Para las empresas pequeñas, con poco capital para realizar grandes inversiones en el área logística, la externalización de servicios logísticos es una gran alternativa. En la actualidad, ya son muchas empresas dedicadas al comercio electrónico que buscan el apoyo de otras empresas para llevar acabo las funciones de almacenamiento y transporte. Estas empresas que ofrecen apoyo logístico son las conocidas 3PL o third party logistics. La búsqueda de un apoyo externo para las operaciones logísticas es una alternativa muy atractiva, ya que permite a las empresas centrarse en su verdadera actividad sin descuidar otras áreas del negocio.

Ventajas de la micrologística

A pesar de que la micrologística aporta grandes beneficios a las empresas, debemos tener en cuenta que implementar un sistema de estas características requiere una gran inversión en recursos tecnológicos y humanos. A continuación, mencionamos los principales beneficios que aportan la implementación de la micrologística:

  • Mejora la capacidad de respuesta: este sistema permite analizar el mercado en el que opera la empresa y los tipos de cliente que tiene la compañía. A partir de esta información, se pueden diseñar estrategias para la gestión de inventario y regularlos o anticiparnos ante las diferentes situaciones.
  • Mejora del tiempo de entrega: los sistemas de micrologística, mediante la recopilación de información del cliente, permiten diseñar estrategias para distribuir la mercadería entre diferentes puntos de almacenaje o centros logísticos para que los productos estén más cerca del consumidor final. De este modo al acercar la mercadería adecuada al cliente adecuado conseguiremos rebajar muchísimo los tiempos de entrega.
  • Reducción de los costes de entrega: la planificación de rutas más eficientes y la reducción el acercamiento de los productos al cliente final reducen los desplazamientos y la duración de los mismos, lo que se traduce en una reducción de los costes de entrega.