El Ministerio de Fomento junto con el Gobierno de La Rioja han tomado la decisión de desviar de forma obligatoria a los camiones que circulen por las vías a la AP-68. Además, se ha prohibido el paso a los camiones en la N-232 con el objetivo de evitar la gran cantidad de siniestros que se originan en esa vía.

Ante esta situación empresas de varios sectores como el del transporte, estaciones de servicios y restaurantes de La Rioja han creado una plataforma en señal de protesta contra esta medida.

El ministro de Fomento se reunió con el presidente riojano en Logroño. En esta reunión le propuso el desvío de los camiones a la AP-68 a cambio de un descuento del 50% en el precio del peaje. Aunque se implante un reducción del precio, esta medida no convence a los transportistas debido a la obligatoriedad del desvío, ya que verían con mejores ojos esta propuesta si el desvío fuera opcional.

Si finalmente se implanta esta medida no solo afectará a los transportistas y a empresas del sector, sino que también afectará a todos los negocios situados en ese tramo de la N-232. La mayoría de los ingresos de las estaciones de servicios, hoteles y restaurantes a pie de carretera provienen de los transportistas que transitan esa vía.