El e-commerce ha provocado una gran cantidad de cambios en al ámbito del transporte y la logística. Uno de estos grandes cambios a los que se han tenido que adaptar las empresas del sector han sido las entregas programadas. En este post hablaremos sobre que son las entregas programadas y que ventajas aportan.

 

¿Qué son las entregas programadas?

Las entregas programadas hacen referencia a una opción de entrega de pedidos que cada vez está cobrando más relevancia, sobre todo en los e-commerce. Las entregas programadas son aquellas entregas de pedidos en las que el cliente pueden seleccionar la fecha y un intervalo de horas en el que prefieren recibir su pedido. Además, esta opción permite a los clientes monitorear vía online su pedido, con lo cual los usuarios pueden controlar el estado del pedido, su localización y el tiempo exacto en el que el pedido será entregado.

Las entregas programadas, actualmente, son un servicio bastante común en grandes núcleos urbanos, donde por norma general las entregas suelen realizarse entre 24 y 48 horas, y el coste de la entrega suele ser gratuito para el cliente. Aunque este tipo de entregas ha aumentado a lo largo de los últimos años, cabe destacar que siguen siendo un servicio minoritario, ya que tanto en Madrid, como en Barcelona las entregas programadas representan aproximadamente un 20% sobre el total de entregas.

 

¿Qué ventajas suponen las entregas programadas para las empresas?

Las entregas programadas han provocado que, a lo largo de los últimos años, muchas empresas hayan tenido que adaptar sus operaciones a un nuevo modelo capaz de dar respuesta al reto que se planteaba. Sin embargo, una vez adaptado el modelo, las empresas también obtienen una serie de ventajas al utilizar el sistema de entregas programadas. A continuación, citamos algunas de las principales ventajas:

  1. Reducción de pedidos no entregados. Al conocer a qué hora estará el destinatario del pedido en el punto de entrega será muy difícil que el repartidor no encuentre al destinatario en su domicilio o que no pueda realizar la entrega. Por lo tanto, la empresa evitará tener que hacer otro viaje al mismo punto para realizar una misma entrega.
  2. Mejora del servicio y la satisfacción. El simple hecho de que el destinatario pueda elegir el momento del día y la fecha en la que se entregará el pedido supone un valor añadido para el cliente. El cliente no deberá estar pendiente ni preocupado por si llega el repartidor y éste no consigue localizarlo, y en consecuencia se marche sin realizar la entrega. Esta comodidad extra aumentará la satisfacción del cliente y al mismo tiempo su fidelidad hacia la compañía.
  3. Mejora la planificación de las rutas de reparto. Este sistema facilita muchísimo la planificación de rutas óptimas de reparto, ya que la empresa conoce la localización de las entregas y la hora a la que deben ser entregadas, por lo que pueden diseñarse rutas más eficientes para entregar más pedidos en menos tiempo.
  4. Sostenibilidad. Como ya hemos comentado anteriormente, las entregas programadas evitan tener que el repartidor tenga que volver varias veces al mismo punto de entrega, con lo que esto conlleva una reducción de desplazamientos y, por lo tanto, de combustible. Al reducir el consumo de combustible, no solo contribuiremos a mejorar la sostenibilidad del medio ambiente, si no que también reduciremos los costes operativos de nuestra empresa.