Las empresas que hace unos años se trasladaron a China con la intención de reducir sus costes laborales están empezando a volver a Europa, que esta sufriendo un proceso de reindustrialización. Actualmente Europa esta sufriendo un proceso de devaluación interna, ademas se esta dando un crecimiento elevado de las exportaciones y una situación de superávit por cuentas corrientes, hechos que favorecen el retorno de todas estas empresas.

Mientras en Europa los salarios se han mantenido o incluso se han reducido en países como China se están incrementando; en 2004 los costes de la mano de obra en China eran un 14% inferior que en los Estados Unidos, hoy en día solo es un 4% inferior. Esto provoca que muchas empresas que se fueron a China estén regresando a sus países de origen.

Sumado al incremento de los costes laborales en China, también hay que tener en cuenta otros factores que influyen sobre las empresas en la decisión de volver a Europa. Uno de estos factores es la dificultad que hay para supervisar el proceso de producción, otro de los motivos es el coste que supone producir bienes y servicios en China para venderlos posteriormente en occidente.

Los factores que han sido más afectados son el sector textil y las compañías dedicadas a la electrónica.

Europa esta aprovechando esta oportunidad para intentar atraer la mayor cantidad de capital posible y volver a ser uno de los mayores centros de producción del mundo.