La Ley de Pareto, una ley matemática, tiene ciertas aplicaciones fuera de este campo, ya que también puede usarse en otros campos como la logística y el marketing.

Esta ley conocida también como la “Regla del 80-20”, fue descubierta por Vilfredo Pareto. Este importante sociólogo y economista italiano realizó un estudio en el que descubrió que el 20% de la población disponía del 80% de

vilfredo-paretola riqueza, mientras el 80% de la población solo tenía acceso al 20% restante de la riqueza. A partir de este estudio llego a la conclusión que el 20% de las causas consiguen el 80% aproximado de los efectos.

Esta regla puede aplicarse en el campo del marketing y las ventas a partir de 3 principios básicos:

  • El 20% de los artículos de una tienda suponen un 80% de las ventas. 
  • El 20% de los clientes son responsables del 80% de las ventas.
  • El 20% de los vendedores realizan el 80% de las ventas.

Por lo tanto, analizando los datos de facturación de nuestro negocio podemos identificar el 20% de productos que representan el 80% de nuestros ingresos. Pudiendo de esta forma potenciar la venta de estos productos o servicios.

La Ley de Pareto también puede aplicarse en el área de la logística. El concepto 80-20 nos permite planificar la distribución de los productos clasificándolos según su nivel de demanda. Este método se conoce como “distribución A-B-C”.

La teoría dice que los productos A se corresponden al primer 20%, los productos B al siguiente 30% y el resto de productos se denominan C. Por lo tanto, los productos A serán los más demandados y los productos C los que tengan el nivel de demanda menor.

Cada tipo de producto se almacenará de forma distinta, los productos A, se distribuirán por todas todas las zonas geográficas en las que tengamos actividad y con altos niveles de stock, mientras que los productos B y C se distribuirán desde un único almacén y tendrán un nivel de existencias mucho más bajo. De esta forma controlando el 20% de productos almacenados controlaremos aproximadamente el 80% del valor de los artículos del almacén.