En la entrada de hoy, hablaremos sobre el transporte de mercancías peligrosas. En primer lugar, analizaremos que entendemos por mercancía peligrosa, para posteriormente pasar revisar las distintas divisiones y tipos de mercancía peligrosa que existen, así como sus varias subdivisiones.

¿Qué son las mercancías peligrosas?

A lo largo de nuestra vida cuotidiana consumimos a diario una gran cantidad de productos que podrían ser considerados como mercancía peligrosa. Ejemplos de este tipo de productos podrían ser medicamentos y productos fármacos, productos de limpieza o gases y carburantes como la gasolina o el carbón. Además, en esta categoría también podríamos incluir ciertas sustancias químicas con efectos nocivos para la salud o el medio ambiente.

Por lo tanto, podemos definir como mercancías peligrosas todos aquellos materiales o elementos que pueden suponer un riesgo para la salud de las personas, pueden suponer un peligro para la seguridad o causar daños en el medio ambiente. Además, cabe añadir que una mercancía pasa a ser considerada como peligrosa cuando su transporte está prohibido por la legislación y normativa del transporte, o cuando el transporte de dicha sustancia está regulado por la ley.

Actualmente, hay registradas más de 12.000 sustancias que son consideradas como mercancías peligrosas. Para facilitar su manipulación y su clasificación se han distribuido en 9 grandes grupos, los cuales veremos a continuación.

Clasificación de las mercancías peligrosas

Grupo 1 – Explosivos

El primer gran grupo que encontramos es el de los explosivos. Se consideran explosivos todas aquellas sustancias que poseen la capacidad de cambiar rápidamente el estado de sus moléculas de, generalmente, estado sólido a gas, provocando un estallido violento.

En este grupo encontramos 6 subdivisiones que se corresponden a diferentes tipos de explosivos. Además, a todos los elementos se les asignan diferentes letras según establece el Grupo de Compatibilidad. Estas letras permiten a los transportistas conocer que materiales explosivos pueden transportarse conjuntamente y cuáles no.

En cuanto a las subdivisiones se utilizan las siguientes:

  • 1 Riesgo de explosión masiva
  • 2 Riesgo de proyección
  • 3 Riesgo de incendio y explosión leve o riesgo de proyección leve
  • 4 Riesgo mínimo
  • 5 Agentes explosivos
  • 6 Artículos detonantes muy insensibles

Grupo 2 – Gases

En segundo lugar, encontramos el grupo de los gases. Los gases son considerados mercancías peligrosas debido a que se transportan bajo una alta presión que permite reducir su volumen de forma considerable, permitiendo el ahorro de espacio y almacenamiento. La fuerte presión a la que se someten los gases durante su transporte supone un riesgo muy elevado, ya que si este gas se libera de forma repentina emite una fuerte presión pudiendo hacer estallar sus contenedores y causar numerosos daños.

Además, debemos tener en cuenta que existen gases con un componente de peligro añadido, ya que además de la presión a la que se someten durante su transporte estos pueden llegar a ser inflamables o tóxicos.

En el segundo grupo, encontramos 3 subdivisiones que mencionamos a continuación:

  • 1 Gases inflamables
  • 2 Gases no inflamables, no tóxicos
  • 3 Gases tóxicos

Grupo 3 – Líquidos inflamables

El tercer grupo de la clasificación es el que se corresponde con los elementos líquidos inflamables. Hay una gran cantidad de líquidos que derivan, mayoritariamente, del petróleo como pueden ser la gasolina o el queroseno que poseen un alto riesgo de inflamabilidad. A los derivados del petróleo, se añaden otros líquidos de origen natural o artificial como pueden ser los diferentes tipos de alcohol.

El peligro de estas sustancias recae en la emisión de vapores que realizan. A mayor temperatura, más vapor irradian, hecho que se conoce como punto de ignición. Estos vapores se pueden mezclar con el aire y si alcanzan una elevada temperatura pueden llegar inflamarse o explotar. Contra más bajo sea el punto de ignición de un material más riesgo habrá durante la operación de transporte, y como consecuencia deberán extremarse las medidas de precaución. Los materiales más peligrosos dentro de este grupo son considerados los que tienen el punto de auto-ignición muy bajo. Este punto es la temperatura que se requiere para que el vapor prenda el aire sin necesidad de una fuente de calor.

Como en los grupos anteriores, también existen subdivisiones, aunque en este caso se clasifican según el embalaje del que requieran los materiales.

  • Grupo de embalaje I: punto de ebullición por debajo de los 35ºC
  • Grupo de emabale II: punto de ebullición por encima de los 35ºC y punto de ignición por debajo de 23ºC
  • Grupo de embalaje III: punto de ebullición por encima de 35ºC y punto de ignición por encima de 23ºC.

Grupo 4 – Sólidos inflamables, materias de combustión espontánea y peligrosas en contacto con el agua

Dentro de este grupo de mercancías peligrosas encontramos 3 grupos diferenciados:

4.1 Sólidos inflamables, materias autorreactivas y materias explosivas desensibilizadas sólidas. Se consideran mercancías de este tipo todos aquellos materiales que prendan con mayor facilidad que un combustible ordinario como podría ser el papel o la madera. La combustión de estos materiales suele ser violenta, rápida y alcanza temperaturas muy elevadas. Un claro ejemplo de esta mercancía podría ser el TNT.

4.2 Materia que pueden experimentar inflamación. En esta categoría encontramos elementos que arden de forma espontánea al entrar en contacto con oxígeno. Por lo tanto, siempre deberán ser conservados con recipientes herméticos o con una cobertura líquida que los aísle del contacto con el aire.

4.3 Materias que en contacto con el agua desprenden gas inflamable. Aquí encontramos materiales que al entrar en contacto con el agua reaccionan y desprenden gases inflamables. La propia reacción que se genera al contactar con el agua puede ser suficiente para inflamar el contenido que se transporta. Por lo tanto, la única manera de transportar esta mercancía es mediante recipientes herméticos que aíslen de la humedad y el vapor de agua.

Grupo 5 – Agentes oxidantes

En el grupo 5 encontramos materiales con un alto contenido en oxígeno, por lo que suelen ser materiales con un alto componente reactivo. Estos materiales pueden reaccionar con otros materiales inflamables y empezar a arder unos minutos después. El elevado contenido de oxígeno provoca combustiones muy violentas y difíciles de extinguir, puesto que la combustión no requiere del oxígeno del aire para alimentar el fuego ya que el propio cuerpo ya posee altas cantidades de oxígeno. Además, algunos de estos elementos pueden llegar a ser explosivos como el nitrato de amonio, presente en los fertilizantes utilizados en la agricultura.

Por este motivo, nunca se debe transportar mercancías peligrosas del grupo 5 con ningún otro tipo de elemento que sea inflamable o explosivo.

Grupo 6 – Sustancias tóxica e infecciosas

En este grupo encontramos dos subdivisiones, las cuales se corresponden a materiales tóxicos y infecciosos.

6.1 Sustancias tóxicas. En esta subdivisión encontramos elementos químicos y venenos que puede ser gravemente perjudiciales para la salud humana y el medioambiente.

Existen una gran variedad de sustancias tóxicas con efectos diversos, ya que algunos pueden matar a un humano en cuestión de minutos y otros que pueden causar daños elevados siempre y cuando una persona no se exponga una dosis muy elevada y de forma prolongada.

Durante el transporte de este tipo de materiales, los operadores encargados deberán asegurarse de no ingerir ni respirar las sustancias ni los vapores que ésta pueda emitir. Además, será imprescindible evitar que estos penetren en el cuerpo mediante la absorción de la piel.

6.2 Sustancias peligrosas. Por norma general en este grupo encontramos cargas que contienen varios agentes patógenos y virus que causan enfermedades e infecciones en los seres vivos. Algunos ejemplos de este tipo de cargas podrían ser cepas de virus como el Ébola, la Hepatitis o la Rabia. En esta subdivisión de observan 4 subgrupos más. Los materiales se clasifican según el riesgo que existe durante su transporte. A continuación, se exponen los 4 subgrupos:

– I1 Materias infecciosas para el ser humano

– I2 Materias infecciosas sólo para animales

– I3 Residuos clínicos

– I4 Muestras de diagnósticos

Grupo 7 – Radioactivos

Se consideran radioactivos todos aquellos materiales que estén formados por átomos inestables y que cambien su estructura de forma aleatoria y espontanea cada cierto periodo de tiempo.

Esta inestabilidad atómica genera una radiación invisible que puede causar alteraciones en los estados químicos y biológicos de un cuerpo, lo cual puede llegar a causar daños irreparables en seres vivos que se expongan a fuertes radiaciones de forma prolongada. Por lo tanto, este tipo de materiales deben ser transportados mediante embalajes seguros que sean capaces de aislar la radiación que emiten los cuerpos que contienen en su interior.

Grupo 8 – Corrosivos

Entendemos por materiales corrosivos todas aquellas sustancias que causan lesiones a todos los tejidos (normalmente vivos) con los que entra en contacto, e incluso llegar a destruirlos.

Mientras los elementos tóxicos que comentábamos en el Grupo 6 destruyen los tejidos de un organismo desde el interior, los elementos corrosivos actúan desde el exterior. Por este motivo, será de vital importancia evitar completamente el contacto con estos elementos, y por supuesto evitar su ingesta o la inhalación de los posibles vapores que pueda emitir.

En este grupo encontramos componentes químicos con altos componentes ácidos o alcalinos. Por lo tanto, deberán ser transportados extremando su precaución y siguiendo con todo detalle la normativa IMDG.

Grupo 9 – Mercancías peligrosas varias

En el grupo 9 se incluyen todas las mercancías peligrosas que presenten un riesgo durante su transporte que no haya sido previsto en los grupos anteriores.