El Ministerio de Fomento, tras mantener una serie de reuniones con la Junto de castilla y León, ha dictaminado que todos los camiones que circulen por la carretera Nacional 1 deberán desviarse de forma obligatoria a la AP-1. El desvío a la autopista de peaje solamente será de carácter obligatorio en el tramo comprendido entre Castañares y Armiñón. Los camiones desviados a la autopista recibirán una compensación del 75% cuando los vehículos utilicen el telepeaje.

El tramo afectado de la Nacional 1 y la AP-1 forman parte de los corredores incluidos en la Red de Carreteras Europeas. El objetivo del Ministerio de Fomento al aplicar esta medida no es otro que mejorar la circulación de la N-1 y aumentar su seguridad vial del tramo.

La medida se aplicará mediante un convenio entre la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Fomento.