La Ley Macron, en vigor desde el pasado 22 de julio, obliga a los transportistas que vayan a Francia a acreditar que el salario que perciben supera el mínimo legal.

Las principales modificaciones que ha implantado dicha ley van relacionadas con el salario mínimo, ya que los transportistas que realizen operaciones de cabotaje en el país galo deberán percibir un salario de entre 9,73 y 10 euros/hora, acorde con la ley del salario mínimo de Francia.

Los transportistas que realizen operaciones de transito, es decir, si no cargan ni descargan mercadería en territorio francés no se verán afectados por esta ley.

La Ley Macron, también obligará a los conductores ha llevar un certificado del empresario junto a una copia de su contrato laboral.

Las consecuencias por el incumplimiento de la Ley Macron supondrá sanciones mínimas de 1.500 euros para los empresarios que no cumplan con el salario mínimo.