Los sistemas de palets permiten a las empresas disminuir los costes de transporte y aumentar la eficiencia de sus cadenas de suministro. La adquisición de los mismos no es tan solo una función logística de la empresa, sino que debe analizarse detalladamente para así poder obtener el máximo rendimiento.

Es importante tener en cuenta la calidad de los palets que se adquieren, ya que ésta influirá en los tiempos de carga y descarga, en las condiciones de seguridad, en la preservación de la integridad del producto y en el coste de la operación.

En el mercado existe una gran diversidad de formas, tamaños y materiales. Realizar una elección correcta conllevará a una operación comercial sin dificultades, ya que la mala calidad puede conducir a una desaceleración de la entrega, y a la pérdida o deterioro del producto causando una mala imagen de la compañía.

A pesar de que el palet de madera siga siendo el más popular por su durabilidad y su fácil adaptación para las cargas más pesadas, no podemos olvidar que hoy en día existen palets de distintos materiales como pueden ser: el plástico o el aluminio. La elección del tipo de palet dependerá de las necesidades de la empresa y del tipo de mercancía que se quiera transportar, ya que cada uno de ellos tiene sus propias ventajas e inconvenientes.

FUENTE: RETOS LOGISTICOS – EAE