Tras la deuda de 4.500 millones de euros, la naviera Hanjin Shipping se ha declarado en suspensión de pagos. Por este motivo, el Puerto de Barcelona ha activado un plan para reactivar las entregas de los contenedores que posee la compañía naviera, con el objetivo de reactivar la actividad portuaria.

La medida adoptada por las autoridades portuarias consiste en cobrar al importador un pago directo a la terminal en concepto de los costes de los servicios prestados por la naviera surcoreana.

El Puerto de Barcelona ha cominicado a las terminales BEST y APM Terminals que el importe a abonar no podrá ser superior a las tarifas máximas para la manipulación de contenedores aprobadas por la Autoridad Portuaria de Barcelona.

La Autoridad Portuaria, siendo conocedora de la situación económica actual que atraviesa Hanjin Shipping, calcula que esta situación puede causar unos costes administrativos adicionales de un máximo de 25 euros por contenedor.

Por lo tanto, el Puerto de Barcelona ha notificado a la sucursal de la empresa en España, Hanjin Spain, que en el caso de que sean las terminales las encargadas de cobrar el coste de los servicios prestados, la naviera deberá emitir la orden de entrega del contenedor sin los cargos de manipulación para evitar el doble pago por parte de los clientes.