El cross-docking es una estrategia logística que consiste en el traslado de la mercancía desde la planta de fabricación del proveedor directamente al cliente. En esta técnica el proceso de manipulación de los productos es inexistente o muy bajo.

Otra ventaja que nos ofrece el cross-docking es que, a partir de una buena planificación y organización del tiempo y los recursos, la necesidad de almacenaje de la mercancía se ve reducida o incluso anulada.

 Una vez explicado que es el cross-docking, debemos conocer los procesos que se deben seguir para poder llevarlo a cabo con éxito. Estos pasos son los siguientes:

1. Los productos llegan a través del transporte y se asignan a un muelle de recepción en la terminal de cross-dock.

 2. Una vez que el transporte de entrada se ha atracado, sus productos se pueden mover ya sea directamente o indirectamente a los destinos de salida.

 3. Llegados a los destinos de salida, ya se pueden descargar, ordenar y seleccionar, de forma que se facilite la operación de identificación de sus destinos finales.

 4. Cuando ya están debidamente ordenados, los productos se cargan en el transporte de salida para comenzar su camino hacia los clientes.

Por último, mencionar que el cross-docking no pude realizarse en cualquier tipo de compañía, ya que habrá que valorar si éste nos ayudara a satisfacer nuestras necesidades junto con las del cliente. También deberemos tener en cuenta si esta técnica nos ayudará a aumentar nuestra ventaja en costes y logística o si por otro lado nos acabará perjudicando a largo plazo.

Fuente: Blog Retos en Operaciones y Logística