El picking es un método de preparación de los pedidos mediante el cual se usan los mínimos pasos posibles para llevarlo a cabo. Estos pasos son los siguientes:

  1. Recepción del pedido por parte del cliente en el nivel del almacén.
  2. Seleccionar y recoger los elementos necesarios para completar la orden.
  3. Embalaje de los artículos.
  4. Programar el envío.

El propósito de este método es el de aumentar la eficiencia del proceso y facilitar la localización e identificación de mercancías en el almacén, facilitando de este modo a los preparadores recoger de forma rápida los artículos necesarios para la preparación del pedido del cliente.

El éxito del picking viene determinado, principalmente, por dos factores como:

  • La organización en el almacén.
  • El seguimiento de los procedimientos específicos que se han diseñado para acelerar el proceso de gestión de los pedidos.

También podemos añadir distintos software y programas informáticos que nos proporcionan las nuevas tecnologías para incrementar aun más la eficiencia durante la gestión de estos procesos. En primer lugar, podremos realizar un seguimiento más detallado de nuestro inventario. En segundo lugar, podremos preparar también listas de envío y por último, generar las facturas correspondientes para cada uno de los pedidos que ya han sido completados.

Fuente: blog Retos en operaciones y logística