Los depósitos aduaneros son almacenes destinados a la custodia, de forma temporal, de mercancías que deben ser administradas por las autoridades aduaneras. Los depósitos aduaneros, por lo tanto, permiten almacenar mercancías sin pagar los derechos de aduana, ni los impuestos relacionados con la importación hasta que la mercancía sea retirada del punto de almacenaje.

La empresas dedicadas al sector logístico y al transporte con acceso a depósitos aduaneros disponen de una serie de ventajas. En primer lugar, los depósitos aduaneros pueden almacenar mercancías por un tiempo ilimitado, es decir, no hay limite de tiempo para su almacenamiento. En los depósitos, tampoco hay la necesidad imperativa de separar las existencias aún pendientes del pago de impuestos de las que ya han sido pagados

En segundo lugar, al no existir un limite temporal para el almacenamiento de las mercancías, los depósitos ofrecen la posibilidad de manipular y evaluar la calidad de la mercancía tantas veces como uno desee, siempre que el estado original no se altere.

Finalmente, es el hecho de que hasta que las mercancías no salen del depósito no hay ninguna obligación de realizar el pago de los aranceles ni del IVA. La entrada de mercancía a un depósito aduanero no representa un coste para la compañía, por lo tanto, los depósitos permiten a las empresas ampliar el plazo de del que disponen de capital.