En la entrada de hoy hablaremos sobre los principales retos a los que se enfrenta el sector del transporte en 2019. 

Situación actual del sector del transporte en España

El sector del transporte en España tiene actualmente un peso del 2,3% del PIB nacional. Según los datos recogidos y presentados por el Observatorio del Transporte y la Logística en España el 94% de las mercancías se transportan mediante la modalidad de transporte terrestre, más concretamente por carretera. 

En cuanto al número de empresas dedicadas al sector del transporte, se observa que en España hay una gran concentración de pequeñas y medianas empresas operando en este sector. A lo largo de estos últimos años, la crisis económica ha sido la responsable de provocar la extinción de muchas de estas pequeñas empresas. Por lo tanto, podemos deducir que en un futuro el tejido empresarial del sector del transporte estará formado por empresas de un mayor tamaño, y posiblemente muchas de ellas dedicadas a la subcontratación, abandonando por completo las flotas propias de vehículos. 

Recientemente, hemos observado que el carburante y los peajes han sufrido una fuerte subida de precio.Esta situación ha causado una situación complicada para muchos transportistas autónomos, ya que éstos han sufrido un elevado incremento en sus costes de explotación.

Aún así, no todo ha sido negativo, a lo largo de estos últimos años el sector del transporte ha ido sufriendo y experimentando una transformación digitalmuy positiva. Cada vez son más empresas las que optan por incorporar en sus activos nuevas tecnologías y softwares que les permitan mejorar su rendimiento en el sector. Algunas de las novedades que se han ido añadiendo han sido, por ejemplo: los sistemas de geoposicionamiento y navegación que permiten a los transportistas de camiones conocer el estado del tráfico y posibles incidencias en la carretera, lo cual les permite anticiparse a estas situaciones y adaptar sus rutas. Otro ejemplo podría ser los sistemas de trazabilidad, los cuales permiten a la compañía realizar un seguimiento de la mercancía y conocer su ubicación exacta y el estado en el que se encuentra.

Los avances tecnológicos no sólo han tenido repercusión sobre las empresas del sector del transporte, sino también sobre la conducta del consumidor. En los últimos años el crecimiento de los e-commerce y la compra onlinehan crecido de forma exponencial. El incremento de la compra online ha afectado de forma muy positiva en el sector del transporte y la logística puesto que el número de envíos que se realizan ha crecido mucho respecto a años anteriores. 

Retos para el sector el transporte en 2019

Según datos de Ontruck, la subida de impuestos sobre el gasoil podría afectar al 88% de los transportistas de España. La inmensa mayoría de estos transportistas son autónomos que no repercuten esta subida de impuestos en sus tarifas por lo que en un futuro se plantean dos posibles escenarios. El primero de ellos es que los transportistas asuman este aumento de costes, reduciendo la rentabilidad de sus operaciones. El segundo escenario podría ser que estos transportistas empiecen a repercutir este incremento de costes en sus tarifas y, por lo tanto, se encarezca el precio de los productos para el consumidor final. Por este motivo, la subida de los impuestos sobre el gasoil es un tema que deberá tratarse a lo largo del 2019, con el objetivo de encontrar un término medio en que ninguna de las partes resulte perjudicada. 

Uno de los temas que preocupa más a la mayor parte de la sociedad actual son los problemas relacionados con la preservación del medio ambiente. Además, la sociedad actual reclama a las empresas que adquieran una mayor responsabilidad y compromiso con el medio ambiente. Por lo tanto, uno de los principales retos del sector del transporte para este 2019 será la reducción de gases nocivos y mejorar la sostenibilidad del sector. En este punto se plantean soluciones como la optimización de las cargas de los camiones para reducir los kilómetros en vació que realizan algunos vehículos, lo cual permite el ahorro de viajes y combustible, lo que se traduce en una reducción de gases contaminantes. 

Finalmente, otro gran reto al que se enfrentará el sector del transporte será la implantación de los megacamiones. Es cierto que durante el 2018 los grandes cargadores de nuestro país ya empezaron a incorporar megacamiones en sus flotas. Aún así, se prevé que en 2019 el número de megacamiones en circulación aumente. Los megacamiones permiten a el transporte de un mayor volumen de carga por un precio menor, lo cual permite optimizar al máximo los recursos de las empresas. Sin embargo, los megacamiones tienen un coste mucho más elevado que el de un camión tradicional, por lo que los transportistas autónomos podrían tener ciertas dificultades para acceder a este tipo de vehículos.