Con la aparición del comercio electrónico y la globalización e internacionalización que están sufriendo las empresas han provocado que el sector de la logística cada vez está cobrando más importancia a nivel global. Cada vez son más las empresas multinacionales que operan en diferentes mercados simultáneamente o las que optan por comercializar sus productos mediante diferentes canales de venta, tanto el físico como el digital. Estos factores provocan que las empresas requieran de operadores logísticos que les permitan hacer llegar sus productos de forma eficiente a sus clientes. Por lo tanto, todos estos cambios han impulsado al sector logístico a estar en continua evolución para poder adaptarse a las nuevas necesidades y requerimientos que el mercado demanda. 

Como hemos comentado en el párrafo anterior, el sector logístico ha sufrido una gran evolución a lo largo de los últimos años. Sin embargo, se prevé que en los próximos años el sector logístico siga desarrollándose aprovechando los nuevos avances tecnológicos que van surgiendo. Por este motivo, en esta entrada revisaremos las principales tendencias que se han empezado a implementar a lo largo de este año y, además, comentaremos algunas de las próximas tendencias en el sector logístico que podrían aparecer en un futuro próximo. 

Tendencias en el sector logístico

La gran mayoría de empresas logísticas han tenido que adaptarse a las nuevas tendencias que aparecen en el mercado, ya que adaptarse rápidamente a estas puede suponer una ventaja competitiva frente a otras compañías del sector. Además, con los avances tecnológicos se ha podido automatizar algunas operaciones rutinarias o facilitar tareas más complejas, lo cual ha supuesto una mejora en términos de eficacia y en la optimización de los recursos. 

La primera gran tendencia que observamos en este sector, ha sido la robotización de los almacenes. Los gigantes del sector, han logrado prácticamente robotizar y automatizar la totalidad de operaciones que se llevan a cabo en un almacén, posibilidad que se escapa para las empresas de menores dimensiones por la fuerte inversión que requiere este proceso. Sin embargo, estas empresas sí que han logrado la implantación de softwares y/o pequeños robots que automatizan algunos procesos o actividades. Un ejemplo de esta tendencia podría ser el picking robótico, el cual automatiza por completo la preparación de los pedidos para un cliente. Estas tendencias han incrementado la eficiencia de las empresas, ya que éstas pueden preparar un mayor número de pedidos en menor tiempo. Además, al estar todo el proceso informatizado se minimiza en gran medida el factor error. Actualmente, ya son muchas las empresas que han automatizado parte de sus procesos y actividades, de todos modos, está previsto que en un futuro próximo las empresas aumenten su grado de automatización para reducir sus costes, y mejorar su eficiencia.

La segunda gran tendencia que encontramos es la implementación del Big Data y las nubes de datos. Años atrás existía cierto recelo por parte de las empresas ante el uso de las nubes de datos debido a la baja seguridad con la que contaban. Sin embargo, en la actualidad, las nubes de datos han desarrollado fuertes sistemas de seguridad para garantizar la protección de los datos que se almacenan en ellas. Las nubes de datos permiten a las empresas almacenar, organizar y compartir internamente una gran cantidad de datos forma rápida y segura, lo cual facilita el análisis de los mismos y la toma de decisiones. Por otro lado, encontramos la Big Data, quizás una de las herramientas de análisis de datos más importantes en la actualidad, sino la que más. El Big Data es la herramienta que permite a las empresas obtener datos de varias fuentes de forma simultánea, analizarla, detectar patrones y tendencias para posteriormente obtener unas conclusiones. En definitiva, el Big Data es la herramienta que permite a las empresas convertir datos insignificantes en información de gran relevancia. Además, debemos tener en cuenta que el análisis de datos se realiza a una gran velocidad, lo cual permite detectar rápidamente posibles fallos en los procesos, y las causas que lo provocan para poder tomar la decisión más apropiada. Varias empresas cuentas con sistemas de Big Data, aunque está previsto que en un futuro se sumen más empresas al uso de esta herramienta. También, se prevé que la Big Data sea más accesible y mejore sus prestaciones. 

Otra tendencia a tener en cuenta es el Internet de las cosas (Internet of things). Algunas empresas han empezado a implantar está herramienta, la cual permite conectar objetos y personas mediante el uso de etiquetas inteligentes. El Internet de las cosas, aunque cada vez va cogiendo más fuerza, actualmente no está implantado en su totalidad, pero su implantación en el sector logístico es uno de los principales retos que afrontará este sector en el futuro. Para conocer con mayor detalle esta herramienta recomendamos consultar nuestra entrada anterior haciendo click aquí.

Recientemente, otra tendencia sobre la que se está escribiendo una gran cantidad de artículos son los vehículos autónomos. Aunque en la actualidad no encontramos en circulación este tipo de vehículos si que existen prototipos y vehículos autónomos en fases de prueba para su lanzamiento. Los vehículos autónomos han no están del todo perfeccionados, dado que tienen algunas limitaciones en términos de seguridad. Está previsto que en un periodo no muy lejano ya estén en circulación este tipo de vehículos, por lo que podría ser común encontrar grandes flotas de vehículos de transporte autónomos y totalmente automatizados. Sin embargo, aunque aún debamos esperar para ver grandes vehículos automatizados, si que podemos encontrar vehículos de dimensiones más pequeñas como carretillas elevadoras autónomas o drones. De igual forma, se espera que los drones en un futuro próximo sean utilizados de forma frecuente para realizar entregas de pequeñas dimensiones. 

Finalmente, la última tendencia a destacar es la mejora de la última milla. La última milla es la última fase del proceso de distribución de un producto o mercancías. Esta fase consiste en entregar al cliente final el pedido. Mejorar la última milla se ha convertido en uno de los retos más importantes para el sector logístico. Esto se debe a que es una de las fases más costosas del proceso de distribución, ya que en esta fase de la distribución se realizan una gran cantidad de rutas para poder llegar a todos los diferentes puntos de entrega establecidos por los clientes. Hoy en día, se barajan distintas posibilidades para abaratar los costes de la última milla, aunque se requiere el desarrollo de alguna de las tendecias del sector logístico que hemos comentado anteriormente. La primera solución que se plantea es la de utilizar los drones autónomos para realizar la última milla y entregar los pedidos a los clientes, lo cual abarataría enormemente los costes operativos. La segunda solución que se plantea es la implantación de taquillas inteligentes para que los clientes puedan ir a recoger allí sus pedidos en caso de que en el momento de la entrega hayan estado ausentes. 

Conclusión

Como hemos visto a lo largo de esta entrada, las tendencías en el sector de la logística están muy relacionadas con el desarrollo y la implementación de nuevas tecnologías por lo tanto, aunque actualmente se esten empezando a implantar algunas de estas tendencias, deberemos esperar unos meses o incluso años para poder verlas implantadas en su totalidad. Por este motivo deberemos seguir a la espera y observando atentamente todos los cambios que van surgiendo y como sigue evolucionando el sector.