En la siguiente entrada comentaremos el concepto de logística inversa, así como sus objetivos y las principales ventajas que nos aporta.

Con la fuerte implantación del e-commerce, cada vez es más común el hecho de adquirir productos y realizar compras en Internet. El e-commerce ha logrado hacer más cómodos los procesos de compra a los consumidores. Mediante los portales webs, los consumidores pueden buscar, comparar y consultar información sobre las características de los productos que desean adquirir. Además, gracias a la logística, los clientes reciben, cada vez con mayor rapidez, los productos directamente en el punto de entrega que ellos deseen, ahorrándoles tiempo y esfuerzo.

Este nuevo habito de compra aporta una gran cantidad de ventajas, pero como todo, también tiene sus inconvenientes. Los usuarios de los portales dedicados a la venta on-line de productos, adquieren bienes basándose en las fotografías, características y reseñas que se muestran en el mismo portal o en otras páginas web. Sin embargo, no todo siempre es lo que parece y cuando el cliente recibe el producto, éste no le convence por el motivo que sea. En una compra tradicional el cliente devolvería el producto en el establecimiento donde lo ha adquirido previamente, pero en el e-commerce muchos negocios no disponen de puntos de venta físicos. En este punto es donde aparece el concepto de logística inversa.

¿Qué es la logística inversa?

La logística inversa, como ya indica propiamente el nombre, consiste en invertir el proceso comúnmente llevado a cabo en la cadena de suministros. Mientras la logística se ocupa de hacer llegar un producto o materias primas a un consumidor final, la logística inversa consiste en establecer un proceso que permita hacer llegar las devoluciones de los productos que los clientes han adquirido a los fabricantes, así como también los residuos y/o envases que se hayan podido generar para posteriormente ser reciclados.

La logística inversa es un proceso que se incluye normalmente en varias operaciones. Algunos ejemplos de estas operaciones podrías ser las siguientes: la devolución del exceso de inventario a los fabricantes, la recuperación de residuos y/o embalajes y, la devolución de compras a los proveedores, entre otras.

Por lo tanto, los principales objetivos que persigue la logística inversa están muy relacionados con mejorar la gestión de los residuos causados en el proceso de la cadena de suministros. Los envases y embalajes que se recogen y se retornan a los fabricantes son reciclados y reutilizados o destruidos siguiendo los protocolos establecidos por la normativa de protección medioambiental. El segundo gran objetivo que pretende lograr es mejorar la experiencia de compra a los usuarios que adquieren productos mediante plataformas digitales, permitiéndoles realizar devoluciones de los productos que no deseen, así como retornar el excedente de productos o materias en los stocks de las empresas.

 

Ventajas de la logística inversa

Tras definir el concepto de logística inversa y revisar los objetivos que persigue, pasaremos a analizar qué ventajas ofrece este concepto.

La principal ventaja que ofrece la logística inversa es la mejora del rendimiento del servicio que se ofrece, ya que al incluir un servicio integral en el cual el cliente puede recibir y devolver los productos en un breve periodo de tiempo y en el punto de entrega/recogida que elijan los clientes perciben una mejoría del servicio, lo cual aumenta su nivel de satisfacción.

Otra ventaja a tener en cuenta es la utilidad que aporta este proceso a la optimización de los inventarios. Si una empresa tiene un excedente de productos o materias en su inventario pueden retornar dicho excedente al fabricante. Este factor permite que las empresas puedan gestionar óptimamente sus niveles de existencias en los inventarios y por lo tanto reducir sustancialmente los costes de almacenamiento.

Finalmente, la recuperación de los embalajes y envases por parte de los fabricantes les permite reducir los costes, ya que los envases recuperados pueden reutilizarse posteriormente. Además, gracias a la reutilización y/o reciclaje de los residuos que se generan ayuda a reducir la emisión de gases nocivos para el medio ambiente, así como la acumulación de desechos inorgánicos en vertederos.