Debido al gran aumento que ha habido durante los últimos años de envíos diarios, tanto a nivel nacional como a nivel internacional, el sector de la logística y el transporte han tenido que buscar alternativas que permitan dar respuesta a este incremento de actividad. Las soluciones que han ido surgiendo han sido varias, desde la implementación de programas informáticos y software para automatizar algunos procesos, hasta otras medidas tan “simples” como es el hacer más grandes los vehículos para transportar mercancías. Los primeros vehículos que se maximizaron fueron los megacamiones, y ahora parece ser que ha llegado el turno de los megabuques.

A lo largo de los últimos años, la tendencia de los megabuques ha ido creciendo. Los megabuques, desde su aparición, han aportado una serie de ventajas que han provocado que los profesionales del sector hayan ampliado su uso de forma exponencial. Por este motivo, a continuación, comentaremos qué son los megabuques.

¿Qué son los megabuques?

Simplemente al escuchar su nombre, seguramente, ya habremos deducido que se trata de un buque de grandes dimensiones. Los megabuques han cobrado tanta importancia ya que son actualmente uno de los medios de transporte marítimo con mayor capacidad para mercancías. Estos buques cuentan con más de 400 metros de eslora, lo cual permite transportar un poco más de 15.000 contenedores estándares al mismo tiempo.

Sin embargo, los megabuques siguen presentando un problema, el cual no es sencillo de solucionar. Estos grandes vehículos marítimos tienen establecidas unas rutas fijas que difícilmente podrán ser modificas, y el motivo principal son los puertos. Los megabuques suelen partir de Asia en dirección a algunos puertos de Europa y/o Estados Unidos, pero debido al gran tamaño de estos buques no pueden entrar y embarcar en todos los puertos, ya que la gran mayoría no dispone de infraestructuras suficientes y necesitarían ser readaptados para acoger a estos barcos.

Problemas con los puertos marítimos

El factor que frena un poco la gran expansión de los megabuques son los puertos marítimos. El tamaño de los megabuques requiere de una serie de infraestructuras que la mayoría de puertos no tienen, aunque algunos ya han empezado a hacer adaptaciones. Por lo tanto, el número de puertos adaptados en el mundo es muy limitado y los buques tienen que elegir rutas en las que haya puertos adaptados en los que puedan atracar.

El gran problema reside en que realizar estas adaptaciones, que permitan la entrada a los megabuques, son muy costosas ya que, requieren de varias modificaciones a nivel de infraestructura como grúas más grandes y resistentes, además de un nuevo gran cuerpo de profesionales cualificados.

Para que un megabuque pueda atracar en un puerto, este último deberá gestionar dos cuestiones fundamentales. La primera está relacionada con las instalaciones portuarias y de la termina, ya que tendrán que ser los suficientemente grandes para que quepan estos barcos, además de rápidas y eficaces para no colapsar el puerto. La segunda cuestión está relacionada con el número de conductores del puerto, ya que, si un solo megabuque puede almacenar unos 15.000 contenedores, se requerirán de varios conductores que puedan mover esos contenedores por vía terrestre.

Puertos adaptados

Está claro que el país más preparado para afrontar el reto de los megabuques es China, ya que durante los últimos años los puertos chinos han ido avanzando y desarrollándose rápidamente. La prueba reside en que el gigante oriental cuenta, actualmente, con 7 de los 10 puertos más grandes del mundo.

A parte de los puertos chinos, algunos de los puertos marítimos más importantes del mundo ya se han ido adaptando a este tipo de embarcaciones. A modo de ejemplo, destacarían los puertos del Canal de Panamá y el Canal de Suez. Aun así, deberemos seguir de cerca las novedades para descubrir cómo evoluciona finalmente la tendencia de los megabuques.